Suscribir via RSS o Email

29 octubre, 2021

‘EL JUEGO DEL CALAMAR VS PROYECTO HOMBRE’

Tribuna publicada en Diario La Rioja

Con motivo del Día Mundial Sin Juegos de Azar, Óscar Pérez, licenciado en Antropología, educador social y director del Centro Residencial de Proyecto Hombre La Rioja, ha redactado este texto publicado en Diario La Rioja: “En este día queremos proponer otra manera de entender la vida y, sobre todo, queremos ofrecer esperanza y una salida”.

El protagonista de El juego del calamar es una persona cuya vida es un completo desastre. Fracasó como pareja, padre, hijo y trabajador y es un apostador compulsivo y desmedido en las apuestas hípicas en Seúl (Corea del Sur); tiene el diagnóstico de ludopatía asegurado. Es la perfecta imagen de un perdedor, alguien que lo ha perdido todo en la vida y sueña con que, mágicamente, un golpe de suerte con su próxima apuesta lo solucione todo, aunque en ello esté realmente jugándose la propia vida.

El juego del calamar es un juego de perdedores que han depositado su esperanza no en recuperar el control de su vida sino en el locus externo de la ganancia “fácil” de una cantidad increíble de dinero.

Esta serie retrata una sociedad en decadencia que abraza la competitividad de un capitalismo salvaje. Desdibuja la humanidad de la persona y la sustituye por el éxito de tener más y más, aunque ello implique abandonar e incluso traicionar a la pareja, padres, hijos, amigos, etc.

Sorprende el debate de si es apropiada o no para los niños. Solamente viendo un episodio te das cuenta de que es una producción exclusivamente para adultos y, a ser posible, adultos con sentido crítico.

En el Día Mundial Sin Juegos de Azar, desde Proyecto Hombre La Rioja queremos proponer otra historia, otra manera de entender la vida y, sobre todo, queremos ofrecer esperanza y una salida a todas las personas que están en ese pozo que supone padecer una ludopatía.

Y es que, en realidad, tanto esa serie de moda, como muchas personas en nuestra sociedad, plantean el problema del juego como un problema moral. Hay que decirlo alto y claro: detrás de una adicción, incluida la ludopatía, siempre hay una enfermedad y, por lo tanto, una víctima, un drama encarnado en personas con nombres, apellidos e historia detrás.

La víctima y su entorno sufren un deterioro importante en todas las facetas de su vida. A la persona con esta enfermedad se le empuja a ir en contra de sus propios valores, de sus raíces y seres queridos (aquí es donde radica gran parte del atractivo de El juego del calamar).

Frente a esto, la solución no es ahondar en el juego autodestructivo, que tanto morbo nos ofrece en la producción coreana. Más bien, la propuesta desde Proyecto Hombre La Rioja es la contraria. Ofrecemos una salida, ofrecemos recuperar lo mejor de la persona, recuperar el control de la vida. Atacaremos a la adicción con enormes dosis de optimismo, profesionalidad, humanidad y empatía. Lo que la adicción destruye y desdibuja, habrá que reescribirlo tanto para las personas que la sufren como para todos aquellos que les rodean.

Estamos asistiendo a un aumento vertiginoso de la problemática del juego de azar, sin duda, potenciado por las grandes empresas del juego online, pero también amparado hasta hace bien poco por una legislación muy permisiva que dejaba enormes lagunas y desprotegía al eslabón más débil: nuestros jóvenes. Y aquí sí hay un problema moral, en el que todavía caben muchos cambios, incluso reconociendo que las últimas reformas legislativas tanto a nivel autonómico como nacional han supuesto cierto avance positivo.

Frente al pensamiento mágico de “esta vez voy a ganar, no puede seguir mi mala racha” (y otros similares), en Proyecto Hombre La Rioja ofrecemos certezas y realidades, medios y herramientas, que se convierten en esperanza en las manos y en los corazones de aquellos que necesitan una salida urgente a su problema de adicción.

La adicción al juego de azar precisamente se ceba y ataca a las personas con más problemas personales, sociales y laborales porque son más vulnerables y, sobre todo, necesitan ese “cambio” brutal que supone el ganar dinero en una apuesta, en una lotería o en un casino. Cuanto menos tienes en la vida, más necesitas de la “suerte”.

Por estos colectivos más vulnerables, por todos nuestros jóvenes, seguimos pidiendo una profundización en una legislación que proteja a toda la sociedad de esta enfermedad. En estos tiempos de crisis, no sólo económica y/o sanitaria sino también crisis de valores, queremos poner en valor la solidaridad que ha dado pie a que en 2020 hayamos cumplido 30 años como entidad de referencia para la prevención y el tratamiento de las personas con problemas de adicción, a sus familias y amigos.

Profesionales, usuarios y usuarias, voluntarios y voluntarias de Proyecto Hombre La Rioja, frente a El juego del calamar, ofrecen desde hace ya tres décadas El juego de la vida, de recuperar la vida, la propia, la de nuestras familias, nuestros hijos e hijas, nuestros trabajos y el lugar en el mundo que nunca debió perder nadie a causa de una adicción.

Tribuna en Diario La Rioja

“Detrás de una adicción, incluida la ludopatía, siempre hay una enfermedad y, por lo tanto, una víctima”

Proyecto Hombre La Rioja utiliza cookies para facilitar la navegación por la web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si no aceptas, cambia la configuración de tu navegador. Más información.